Resulta demasiado arriesgado para los ladrones vender las piezas marcadas. Eliminar las piezas marcadas y sustituir las lunas conlleva demasiado tiempo y dinero para los ladrones. 

Resulta simplemente más fácil robar otro vehículo que no esté protegido con el marcaje intensivo antirrobo. Además, en el improbable caso de que un vehículo  protegido con Marcacar sea robado,  su recuperación resultará mucho más fácil.

Publicado: 20 de Marzo de 2014 a las 15:24